Nos hemos empapado de la sabiduría de Game Church y nos han convencido. Un Jesucristo gamer y cervecero. ¡Así sí! Creemos que el Papa de Roma debería ficharlos para que les lleven la publicidad del Vaticano y que los profesores de todos los colegios deberían enseñar la religión tal y como la ven estos tíos. Así seguro que todos prestaban atención. No queremos una Iglesia coñazo, queremos una Iglesia guay, una Iglesia friki.

El año pasado en el E3, encontramos grupos cristianos en la puerta de la convención con pancartas que sembraban el terror. Todos los gamers estábamos condenados al fuego eterno y las Booth Babes eran demonios con tetas. Claramente escogieron un camino equivocado para captar adeptos. Lo que han hecho los chicos de Game Church es una estrategia muchísimo mejor. ¡Esto sí que es colarse en el E3!

Su Game Bible es una maravilla. Como la Biblia es un tocho coñazo, estos tíos la han resumido en 500 palabras, una “versión zip”, como ellos la llaman. Además de quitarte toda la paja de la Biblia convencional, la han actualizado a los tiempos modernos y le han dado un tono bastante cómico. Adán y Eva fueron expulsados del Eden Resort and Spa, el pueblo estaba esperando a Master Chief pero se tuvo que conformar con Jesús, Dios creó el sexo para divetirnos, etc. Vamos, que son unos cachondos.

Ya comentamos la similitud que encontrábamos entre el Jesucristo Colega de ‘Dogma’, una de las mejores películas de Kevin Smith, y el Jesucristo Gamer. Pero queremos ahondar más en el tema y analizar el cambio en la imagen de Jesucristo que ambos proponen. No queremos entrar en la iglesia y ver a un tío crucificado, medio muerto y sufriendo; es una imagen desagradable y ya bastantes desgracias hay en el mundo. Lo que queremos es un Jesucristo Colega o Jesucristo Gamer. La creación de Smith destaca por su gran sonrisa y su gesto de “soy guay” y voy fumado, mientras que el segundo tiene un mando de consola en la mano y unos cascos con micro inalámbricos para comunicarse con sus amigos para los combates multijugador.

¿Se parecen verdad? ¿Casualidad? No lo creemos. Estos tíos son fanáticos de Kevin Smith. Estamos convencidos. Han utilizado una táctica similar a la de la mujer madura de ‘Red State’, el último film de Smith. Tres adolescentes caen en las garras de esta mujer que busca sexo grupal a través del periódico, pero cuando la cosa parece ponerse caliente, se descubre que la dama es, en realidad, una fundamentalista religiosa.

¿Y si lo sabemos, por qué nos convertimos? Porque son unos cracks, porque nos regalaron cerveza y porque nos mola Kevin Smith. Y porque así, cantaremos el nuevo Padre Nuestro a ritmo de: “15 pavos chavalín, pon la pasta justo aquí, si la pasta no aparece, me lo debes, debes, debes…”.

Juega, reza, bebe. ¡Conviértete! @Gamechurch, for the win!