En Kabukis estamos de luto. El jueves murió Hiroshi Yamauchi, una de las grandes figuras de los videojuegos. El que fue el presidente de Nintendo durante probablemente la época dorada de la compañía ha fallecido hace escasos días por causas naturales, dejando un triste titular para todos los medios y seguidores del mundo de los videojuegos.

Para los que todavía no le conozcan –o le hayan conocido ahora tras la noticia de su defunción– en Kabukis hemos decidido rendirle un pequeño homenaje dando un repaso a la trayectoria de este gigante de los videojuegos.

Hiroshi Yamauchi fue el tercer presidente de Nintendo, estando al frente de la compañía desde 1949 hasta 2002. Pero el motivo por el que más se le conoce es que fue capaz de convertir una empresa familiar de naipes nacida en 1889 en una compañía de videojuegos mundialmente reconocida. Sin ser creador, diseñador ni programador como los conocidos nombres que suenan hoy entre los medios de la industria, Yamauchi supo usar su talento para llegar muy lejos.

Después de que su abuelo se retirara, Hiroshi asumió el mando de la empresa con solo 22 años. Se valió de su intuición para convertir la empresa de cartas en un negocio de juguetes electrónicos, y poco a poco hizo de Nintendo lo que es hoy.

Una vez dentro de la industria de los videojuegos, Yamauchi expandió su compañía más allá de Japón, apostando por otro de los gigantes de la industria, Estados Unidos. Poco después, llegaría uno de los grandes momentos de Nintendo, la llegada de Shigeru Miyamoto y su Donkey Kong. Yamauchi encargó el arcade apropiado a la persona apropiada para hacer que la compañía despegara definitivamente.

Ese fue el principio de una era que continuó más allá del legado de Yamauchi. Aunque su último producto fue la GameCube, los lanzamientos y la fama de Nintendo continuaron extendiéndose hasta la actualidad.

En 2002, Hiroshi Yamauchi dimitió de la presidencia dejando como sucesor a Satoru Iwata. Continuó en Nintendo al frente del consejo de administración hasta 2005, momento en que su salud y la estabilidad de la empresa le dieron luz verde para retirarse. Tanto había sido Nintendo para él, que cuando le ofrecieron una pensión de jubilación de más de nueve millones de dólares, la rechazó alegando que la empresa le daría mejor uso. Con ello, sus acciones se siguieron multiplicando –sobre todo tras el lanzamiento de la Nintendo DS– y Yamauchi vivió sus últimos años siendo el hombre más rico de Japón.

El 29 de septiembre de 2013, Hiroshi Yamauchi muere en Kioto a la edad de 85 años. Pero con él no termina esta historia. Sabemos que el nombre de Yamauchi se conoce gracias a la empresa que él ha levantado y a los productos que han salido gracias a él.  Sabemos también que todos los medios de la industria de los videojuegos se han vestido de luto tras la noticia de su fallecimiento, y es precisamente porque todos hemos disfrutado con los productos, consolas y juegos que nos ha ofrecido Nintendo desde que Yamauchi hizo de ella lo que es. Sabiendo todo esto, podemos mirar hacia adelante con la seguridad de que la historia sigue.

Así que desde Kabukis solo podemos decir: Hasta siempre, y gracias por todo, al hombre que estaba detrás de esa gran N que nos ha dado tantas horas de entretenimiento. La historia continúa.

 

Comments