Cada vez son más las consolas que salen al mercado y permiten al usuario interactuar directamente con el juego. Ya lo vimos con Project Natal para Xbox, donde los movimientos del jugador pasaban directamente a la pantalla sin necesidad de usar mandos ni cables, pero lo que os traemos hoy es toda una revolución.

Hace poco nos enterábamos de la noticia, un grupo de ingenieros estadounidenses, de dónde si no, desarrollaban un mando capaz de medir las funciones fisiológicas del jugador con el fin de proporcionarle una mayor experiencia. Y claro, ya se nos han puesto los dientes largos.

Lo que hace el mando es medir la actividad cerebral del jugador y detectar si se está aburriendo, de esa forma se modifica el juego y hace que resulte más interesante para el usuario, vamos algo que llevamos pidiendo a gritos desde siempre. El dispositivo en sí tiene su origen en un clásico, el mando de la Xbox 360, al que le han cambiado la parte de atrás por un módulo que está lleno de sensores para medir la respiración, el flujo sanguíneo, etc.

 La única pega es que todavía es un prototipo, aunque desde Kabukis pedimos, casi rogamos, que lo saquen ya, y sobre todo ¡que nos lo dejen probar!

Comments