Empezaron usando Skype, después whatsapp y seguidamente se abrieron perfil en Facebook… pero lo que nunca nos imaginábamos es que pudieran llegar a ser youtubers. Las abuelas 3.0 están de moda y a nosotros, sus nietos, ¡¡nos encanta!!

Si no que se lo pregunten a los 9 nietos y 1 biznieto de Shirley Curry, la gamer más vieja del mundo que lo peta en Youtube. “Soy una abuela de 80 años a la que le gusta jugar a videojuegos y desde hace un tiempo también grabar mis partidas. Vivo en Virginia, Estados Unidos y me encanta jugar a Skyrim. Soy viuda, tengo cuatro hijos, nueve nietos y un bisnieto”, se describe a sí misma en las redes.

Es la antítesis de un youtuber. Los gritos, chistes y carcajadas habituales contrastan con su voz pausada y tono reflexivo y suave en sus grabaciones mientras juega a este videojuego de rol. En poco más de un año ha conseguido más de 235 mil suscriptores en su canal de YouTube y para agradecerlo grabó este vídeo que ya cuenta con casi medio millón de visualizaciones.

Curry es la última pero no la única. La pionera es la influencer en Instagram Baddie Winkle que, en un mundo obsesionado por la juventud, se ha convertido paradójicamente en la imagen de la marca de ropa Missguided dirigida a un público cool y adolescente.

Con 88 años esta abuela extravagante y modelo cuenta con 2,6 mm de seguidores en Instagram. Fue su nieta quien compartió una foto suya y en poco tiempo se transformó en un fenómeno social. Sus shorts, medias con hojas de marihuana o abrigos rosa chicle le ayudaron a superar la muerte de su marido e hijo y hoy sus fotos rompen todos los cánones de estilo y belleza.

En nuestro país parece que las abuelas no han experimentado tanto las redes sociales aunque no por eso nos falta representación. En “Famosos y una vieja” del canal de YouTube Top Trending Video, propiedad de Atresmedia, pudimos flipar con las preguntas hardcore de una vieja a sus invitados. Blanca Suarez, Hugo Silva o Cristina Pedroche han tenido que oír desde a qué sabe el pene de Almodóvar, por qué ese empeño en salir en películas de mierda o cómo ha podido triunfar con esa cara de tonto.

Está claro que, con el uso de las redes y las nuevas tecnologías, las expectativas de las abuelas crecen así que quien sabe si tu abuela se convierte en la próxima Rubius… Si es la nuestra, ¡aquí os lo contaremos!

Comments