Splatoon 2 ya casi está aquí. El 21 de julio vuelven los inklings a las pantallas de Nintendo, que pasan a la nueva generación de Switch y no han sido pocos los que han notado que la secuela en poco se diferencia al original de la Wii U. En efecto, no hay un salto gráfico de impresión ni un cambio brutal de tono, historia o mecánicas de juego; sí que hay, eso sí, una nueva historia, nuevas armas, nuevos personajes y nuevas formas de personalizar a nuestro avatar. La pregunta más frecuente es: ¿de verdad vais a comprar otra vez Splatoon? Pues sí. Y os vamos a decir por qué.

Porque es endiabladamente divertido

splatoon

En un campo dominado por shooters ambientados en recreaciones bélicas y armados con francotiradores y rifles de última tecnología, Splatoon llegaba para dar un respiro de aire fresco. La cantidad de DPS ya no era tan importante, sino que el objetivo principal se convertía en algo tan sencillo como pintar la mayor cantidad posible de superficie… sin descuidar el causar bajas en el equipo enemigo, por supuesto, que nunca viene mal matar un poco para seguir pintando.

Aunque su premisa no era realmente nueva (véase de Blob para Wii), sus desarrolladores supieron darle el toque de locura y diversión necesario para que el juego no se quedase en un simple entretenimiento para niños. Nintendo convirtió en un pasatiempo maravilloso el pintar con un simple rodillo mientras aplastábamos a nuestros enemigos, el cubrir de tinta con la pistola mientras no parábamos de movernos o incluso el intentar atinar con el maldito francotirador. Y qué decir de cuando lanzamos un tornado de tinta en mitad del mapa o perseguimos a los enemigos con el Supercalamar.

Porque incluso cuando tenía dos mapas era divertido y ahora lo es muchísimo más

rainmaker

Es cierto que, cuando salió, Splatoon tenía poco contenido más allá de una muy buena premisa y unas mecánicas de juego muy divertidas. Para un multijugador, cuantos más contenidos se vayan añadiendo, mejor para el juego: incluso Blizzard, que tiene uno de los shooters más exitosos como es Overwatch, se esfuerza en crear nuevos personajes, mapas y eventos cada poco tiempo. Splatoon se lanzó con 5 niveles y tres tipologías de armas, además de un sistema de rotación de mapas en el que te podías pasar horas jugando a los dos mismos mapas y un matchmaking bastante chungo en el que, para más inri, muchos acabábamos enfrentándonos a maestros koreanos que nos despedazaban en combate. Por suerte, Nintendo siguió lanzando contenido como nuevos mapas y armas totalmente gratuitas que avivaron el ambiente. Y no podemos olvidar las modalidades competitivas, donde modos como Torre o Pez Dorado se convertían en auténticas locuras donde la tinta volaba sin saber ni por dónde te daba el aire.

Porque el modo historia sigue siendo igual de absurdo

pulpotron

Ojo, absurdo en el mejor de los sentidos. Los niveles a superar eran sencillos y rápidos pero divertidos y el objetivo simple: conseguir el siluro al final de cada fase y enfrentarnos a los octarianos, unas criaturas con forma de pulpo y con una cara digna de un Magikarp confuso. Los bosses era descacharrantes: el Tentacubo de piernas diminutas, el Octorbellino rodante o el desconcertante DJ Octovius/Pulpotrón del final. Otra cosa no, pero originalidad sobra en el mundo de Cromópolis. Y todo apunta a que en Splatoon 2 tendremos todavía más.

Porque sí, es Splatoon 1 con más items y mapas.

splatoon2

Pero y qué armas. Inkjets para elevarnos por los aires a la vez que pintamos, pistolas dobles, Splashdown para lanzar una explosión de color a nuestro alrededor, nuevos rodillos con poderes adicionales, más bombas y habilidades secundarias. Y algo muy importante: más items para personalizar a nuestro avatar porque los desarrolladores por fin se han dado cuenta de que estábamos hasta la coronilla de ponernos los 3 mismos peinados.

Es posible que comprar Splatoon 2 cuando ya tenemos el original para Wii U sea una tontería para aquellos acostumbrados a saltos brutales entre partes de una misma saga. Pero, como ya hemos explicado, Splatoon lo vale y si hay que sacrificar un poco de parné para apoyar IPs relativamente nuevas de Nintendo… pues se hace.

Comments