Si bien los Game Awards no suelen ser la fiesta máxima del videojuego, la pasada madrugada del viernes 8 pudimos disfrutar de todo un espectáculo gracias a Josef Fares, quién sorprendentemente trabaja de la mano de EA Games y su proyecto de apoyo a indies EA Originals desde hace tiempo para lanzar al mercado A Way Out, una aventura cooperativa en la que dos personajes se las ingenian para escapar de la cárcel con la peculiaridad de que juguemos online u offline siempre veremos en pantalla partida a nuestro compañero, una propuesta cuanto menos interesante. Y sí, nos sorprende porque EA no es precisamente la empresa más querida en la industria ahora mismo, y es que el escándalo con Battlefront II del que os hablamos el mes pasado sigue dañando peligrosamente la imagen de una empresa con tanto recorrido y tan buenos títulos a sus espaldas, pero así es la vida… O bueno, seamos claros, así es el dinero.

La gala iba bien, en su línea, anuncio tras anuncio, premio tras premio, en un escenario espectacular, con una realización más que correcta, y entonces salió él. No vimos venir el golpe de realidad que se nos acercaba, pero con toda su locura, Josef Fares pasó de aparecer en pantalla para promocionar su nuevo juego a hacer un discurso realmente impactante sobre la visión de un desarrollador dedicado de algo tan grande como una ceremonia de premios de ese calibre. Y fue entonces cuando gritó “¡Que le jodan a los Oscars, que le jodan a esa mierda!”. Puede parecer una tontería, un error de un don nadie tras un consumo excedido de alguna sustancia, pero lo cierto es que con esa frase Josef dijó lo que pensábamos todos. Los videojuegos son pureza, son arte, y sí, que le jodan a los Oscars, porque al menos en The Game Awards lo que se valora son los videojuegos y no los trajes o los deslices de Mr Pepito. “FUCK THE OSCARS!” fue lo que hizo que nos diéramos cuenta de la pureza con la que se trata a este medio, una pureza que en mayor o menor medida todos los frikis deberíamos preservar.

ncj4wkmmlxascznttgho

Y sí, también estuvo ese tráiler de Death Stranding del que nadie sigue sin saber qué pensar, también se anunció Bayonetta 3 para Nintendo Switch o el nuevo mapa de PUBG. También vimos cositas de Sea of Thieves (lanzamiento el 20 de marzo), de Dreams o de Metro: Exodus (lanzamiento en otoño de 2018). Eso nos gusta, sin duda, pero nosotros, y seguramente la mayoría del público, sólo recordaremos ese momento, porque de forma inusual e inesperada, un apasionado más de los videojuegos salió ahí y habló de algo que no se cuenta con dinero.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os gustaron los Game Awards de este año? ¿Los veréis el año que viene?

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *