Ayer murió Stan Lee a los 95 años, el creador de Spider-Man, los X-Men, Hulk, Thor e incluso el políticamente incorrecto Tony Stark de Iron Man.

Es inevitable hacer balance de su carrera, ha modelado tantos y tantos personajes de ficción que han ocupado gran parte de mi adolescencia y adultez que desde ayer tengo la mente saltando de cómic en cómic, rescatando diálogos, imágenes y situaciones. Reflexionando sobre el imaginario de Lee, recordé la maravillosa sentencia, no exenta de una potente carga política, que el tío Ben dirige a Peter Parker: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Tomémosla como declaración de intenciones.

Stan Lee, las ‘fake news’ y los opinadores

Es inevitable cuando asistimos a la muerte de alguien como Lee, ponerse frente al espejo: yo cumpliré 50 años en enero, soy un padre feliz y me dedico a crear ficción; ficción emocionante, ficción entretenida y sobretodo ficción divertida. Recordad, ¡ficción! Diseño historias que conmuevan, que te lleven a la acción, historias, como me dijo una vez uno de los mayores productores españoles actuales, “que molesten”. La responsabilidad de formular y comunicar noticias se la dejo a mis colegas periodistas, son ellos quienes tienen que cumplir el código ético vigente y tratar de ser lo más veraces posible con la realidad.

En otro universo lejano estamos los contadores de historias, nuestra función es entretener y divertir a nuestra audiencia, a veces incluso, y cuando la situación lo requiere, dar alguna pauta de conducta, pero eso suele ser aburrido.

La aparición de internet y la posibilidad de que la audiencia pueda elegir qué contenido prefiere ha hecho que fenómenos como el Rubius, gatos haciendo monerías, el gangnam style o la señora del Ecce Homo triunfen y eso, claro, provoca. Y provoca porque es incontrolable, porque trasciende las reglas del juego que estaban vigentes y porque traslada el foco de poder de unas manos a otras. Y, amigos, qué contaros del poder que no nos haya dicho ya mucho mejor Frank Underwood. Tengo claro que quiero seguir creando ficción (ojo que digo que es ficción), seguir provocando emociones, seguir divirtiendo al publico y sobretodo continuar entreteniendo a la gente que necesita evadirse de una realidad, que a veces es muy dura, soñando con el cinturón de Orión, con destruir la Estrella de La Muerte o con disparar cañones contra los franceses en la Guerra de la Independencia.

Tengo claro que las marcas quieren estar a lado de gente que se está divirtiendo y este jueves en el #DigitalFirst de Zaragoza contaremos cómo trazar una estrategia de contenidos -de ficción- comenzando por la forma mas orgánica y democrática que existe: usando la tecnología que permite a cada usuario evaluar y decidir si es parte de la estrategia de amplificación o decide que eso-que-me-están contando-es-muy-aburrido.
Y, por supuesto, cuando lejos de la evasión y el divertimento, queramos informarnos de la realidad que nos rodea, lo haremos en los medios de comunicación con solvencia.

« Aquiles, sin su talón, hoy ni siquiera sabrías su nombre »

Palabra de Lee.

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *