Como en todo juego de rol y acción que se precie, el protagonista de Bastion —the Kid— despierta en su cama y descubre que una catástrofe ha arrasado Caelondia, su mundo. Este cataclismo, que ha pillado por sorpresa al chico, era algo que hasta cierto punto los habitantes de Caelondia ya veían venir y, por eso, habían pactado encontrarse en Bastion para refundar allí su mundo. Así, Kid, se dirige a Bastion para intentar reunirse con el resto de supervivientes. Lo que encuentre cuando llegue allí cambiará su vida y el destino de Caelondia.

Si este inicio parece clásico es porque Bastion, bajo su ropaje de preciosismo estético, sus embrujadas melodías y su encanto minimalista, es un juego bastante clásico: ir de mazmorra en mazmorra matando monstruos, desvelando secretos, acumulando experiencia, mejorando las armas y recibiendo nuevas mejoras. Sobre esta fórmula, Bastion construye su experiencia de juego principalmente a hombros de dos elementos que le confieren su adorable personalidad: su narrador y su entorno visual y sonoro.

El narrador ayuda a construir una poética narrativa que dibuja un entorno mágico para la experiencia. La simplicidad de la mecánica de combate (dos armas en dos botones, un escudo y ataques especiales que se liberan consumiendo licor mágico) y la propia simplicidad de las mazmorras, en las que apenas encontramos un par de bifurcaciones de vez en cuando, adquieren un notable aliento épico y un sentido trascendente gracias a la calidez y la rotundidad de la voz del narrador. Gracias a él, los monstruos que matemos, las armas que encontremos y los objetivos que alcancemos tendrán un sabor y una significación más allá del logro momentáneo.

La cuidada labor de diseño visual y sonoro de Bastion es su otra gran baza: escenarios en 2D con un delicado equilibrio cromático y un estilo como de dibujos animados que invitan a explorar y detener la vista en cada rincón. Sobre ellos, los enemigos (también elegantemente diseñados) pasean con animaciones que quizás pequen de ser demasiado estándar; también atractivos y bonitos quedan los objetos y los pedazos del pasado calcinado de Caelondia que aún subsisten en las mazmorras, acompañados todos por la belleza y la sutilidad de la banda sonora, que aúna acción y ritmo con texturas y emoción. Si a eso le sumamos la maravillosa idea de que el suelo de las mazmorras vaya creándose a nuestro mismo paso, Bastion puede ser fácilmente el juego más seductor para la vista del mercado descargable actual.

Como experiencia artística y narrativa, Bastion es más que sobresaliente y encanta ver que un juego tan pequeño es capaz de tanto y tan bueno. A un nivel puramente jugable, sin embargo, la naturaleza personal e intransferible de Bastion se diluye algo. El combate es demasiado simple y, quizás, demasiado inexacto: las armas cuerpo a cuerpo no siempre focalizan bien los impactos y las armas a distancia tienen un sistema de apuntado decente, pero no excelente. Esto no quiere decir que se haga incómodo de jugar, pero sí acaba convirtiendo los combates —habitualmente muy concurridos: la cantidad de enemigos puede llegar a ser muy grande— en una carrera frenética de pulsar botones al buen tuntún. La estrategia queda reducida a aprender a contraatacar y defenderse a tiempo con el escudo y esquivar con cuidado (es fácil caerse por el borde de las mazmorras), pero poco más.

Sin embargo, esta cierta inanidad del combate intenta y logra verse compensada por el trabajo de reconstrucción de Caelondia que tendremos que llevar a cabo en Bastion: allí podremos construir edificios como la destilería, que nos permitirá desarrollar, combinar y elegir el montón de licores y habilidades pasivas que podemos equipar; también podremos construir una forja para personalizar nuestras armas (hay muchas y de muchas clases), un arsenal, un punto de homenaje a los caídos de Caelondia (donde se nos presentarán retos puntuales) o un templo que alarga notablemente la vida del juego: cada dios que activemos en él tendrá efecto sobre las condiciones de las mazmorras, haciéndolas más difíciles pero también más llenas de recompensas y puntos de experiencia.

Bastion es una pequeña joya en su género y en su clase: su poética nebulosa, su historia llena de nostalgia y pérdida (pero también de esperanza) y las posibilidades que ofrece a todos los jugadores de adaptarse a su estilo son una auténtica delicia que hace pasar desapercibidas las leves faltas jugables de que peca. Quizás no sea la obra maestra que algunos anunciaban, ni suponga la revolución que todos deseábamos, pero sus méritos son más que suficientes y nadie en su sano juicio debería dejar pasar la oportunidad de jugarlo y descubrir por sí mismo el encanto y la magia que destila en cada uno de sus minutos.

 

Comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *